Thomas Villanova inicia con toda probabilidad sus primeros estudios en la Universidad de Orihuela, ante la imposibilidad de poder formarse en Bigastro. Los primeros documentos existentes sobre grupos escolares en el pueblo de Bigastro se remontan al año 1875. Se trata por tanto de una fecha muy posterior a la que vivió Thomas Villanova, por lo que podemos deducir que Thomas recibió las primeras lecciones para la lectura y la escritura de manos de su padre, Juan Villanova.

Debió sentir Thomas la curiosidad natural del hijo que aspira a ser reflejo de sus padres, admirando el trabajo de los mismos y sintiéndose atraído por el desempeñado por su padre. Los viajes constantes de éste, atendiendo a sus pacientes y a sus negocios, tanto en el sereno Lugar Nuevo como en otras localidades de nuestra comarca, debieron tener un gran impacto para Thomas, que decidiría seguir sus pasos manifestando capacidad para el esfuerzo, aptitud para los estudios y talento.

Siendo todavía un niño se desplazaría a Orihuela, ciudad en la que vivían sus padrinos -Francisco Grau y Josepha Grau- donde recibiría sus primeras lecciones escolares regladas en el Colegio Diocesano de Santo Domingo, sede durante tres siglos de la hoy desaparecida Universidad de Orihuela.

Sin títuloTras su paso por Orihuela, continúa sus estudios en la Universidad de Valencia, donde obtuvo en 1762 el bachillerato en Filosofía, ante un tribunal presidido por el Dr. Nicolau, obteniendo la honorable calificación de benemerito valde condigno et nemine discrepante (benemérito, digno de premio y sin discrepar nadie). Poco después, en 1763, obtuvo el bachillerato en Medicina, doctorándose el seis de febrero de 1764.

Tras una serie de oposiciones ocupó las cátedras de Teórica y Medicina de forma provisional hasta el día veintidós de febrero de 1780, momento en el que ocurrió el fallecimiento de Agustín Vicent, profesor de aforismos de Medicina, declarándose libre una cátedra que pasaría a ocupar Thomas Villanova. Logradas las oposiciones a la Universidad de Valencia, se dedicaría a la redacción y publicación de tratados y libros de carácter científico.

El día 22 de diciembre de 1786 se aprobó un nuevo plan de estudios que dio lugar a la creación de una nueva Cátedra de Química y Botánica, en cuya confección y planteamiento participó Vicente Blasco García, rector de la Universidad de Valencia que nombró a Thomas Villanova como responsable de la misma, justificando su decisión alegando que  tenía los conocimientos y la erudición necesaria para llevar a cabo la dirección de la cátedra con éxito

Firma

Anuncios